La Sociedad Colombiana de Ondas de Choque en Medicina

MISIÓN

Somos una asociación científica que reúne a los profesionales relacionados con el manejo y la investigación de los tratamientos por ondas de choque en medicina. Contribuimos con las entidades de salud, gubernamentales y educativas, en la creación e implementación de políticas nacionales y regionales para su adecuada aplicación.

VISIÓN

Seremos para el año 2018 la asociación científica de referencia obligatoria en tratamientos por ondas de choque en medicina, no solo en el ámbito nacional sino también en el contexto latinoamericano.

VALORES

  • Excelencia Académica, apoyando la mejor formación científica, la investigación y la educación continuada de sus miembros, en beneficio de los pacientes y la población nacional, y como apoyo a todos los referentes de la salud en el país.
  • Ética, para promover y defender los valores de la sociedad en todas sus acciones
  • Compromiso social, promoviendo el impacto que tiene cada una de sus actuaciones en la salud del país.
  • Respeto, reconociendo en todos sus miembros sus virtudes y derechos
  • Honestidad, en el manejo de los recursos en beneficio de la sociedad y sus miembros
  • Eficiencia, haciendo el mejor uso de los recursos de la sociedad en todas sus actividades

HISTORIA

La Sociedad Colombiana de Ondas de Choque en Medicina se inicia en 2003 como Capítulo Colombia de la International Society for Medical Shockwave Treatments ISMST. En ese momento, y con apenas cuatro miembros con apenas un par de años de experiencia, se comenzó a trabajar en la introducción de la tecnología de regeneración tisular por Mecanotransducción en nuestro país. A pesar de ser un grupo muy pequeño de profesionales, pudimos desarrollar los primeros trabajos de investigación, publicaciones internacionales y presentaciones en congresos mundiales.

La tecnología de regeneración tisular por Mecanotransducción es una terapéutica basada en la estimulación de los mediadores celulares de la vascularidad y la cicatrización, mediante la aplicación de ondas de choque extracorpóreas.   La aplicación terapéutica de impulsos de ultrasonido focalizado de alta energía ha permitido tratar condiciones médicas en las que se controla en forma eficaz y segura el dolor, y se mejora la función en una forma significativa.   De ser una herramienta de destrucción de cálculos renales, hemos llegado en dos décadas a una tecnología de vasculogenesis, de estimulación celular y de transformación de la respuesta génica de la cicatrización, que ha permitido su desarrollo, no solamente en ortopedia y medicina deportiva, sino también en especialidades tan diversas como la cardiología en infartos de miocardio,  la cicatrización de piel en úlceras por pie diabético o la estimulación cerebral en la enfermedad de Alzheimer.

Colombia ha estado a la vanguardia del desarrollo de las ondas de choque en el panorama mundial. Los primeros contactos con esta tecnología se lograron por la visita del Dr. Werner Siebert en 1998 a un congreso médico en Colombia, donde mostró el uso de ondas de choque en tendinopatias en su centro universitario en Kiel, Alemania. Varios ortopedistas se interesaron en la tecnología, hicieron entrenamientos en Europa y buscaron iniciar las ondas de choque en Colombia. Varios fueron contactados por Urólogos amigos que en sus congresos veían el uso de sus aparatos de litotripcia renal en dolor tendinoso. Varios leían sobre la litotripcia en patologías óseas y tendinosas y comenzaban empíricamente a tratar pacientes con equipos de urología.

En Colombia, el primero en hacer ondas de choque en patología ósea con un litotriptor renal fue el Dr. Mauricio Palacio de Medellín en 1998. Sus resultados fueron positivos en cerca de la mitad de los pacientes, y esto lo estimulo a continuar buscando equipos y tecnología. El grupo de Ortopedia de la Universidad el Bosque en Bogotá, logró después de un entrenamiento en Alemania traer el primer equipo específico de ondas de choque para uso ortopédico en Colombia.

El 9 de agosto de 2000 el Dr. Carlos Leal trató el primer paciente en Colombia y Latinoamérica para una pseudoartrosis bilateral de tibias con ondas de choque focalizadas de alta energía en la Clínica Universitaria el Bosque de Bogotá, con un equipo para uso ortopédico. Los resultados fueron muy satisfactorios, con una consolidación adecuada en ambas tibias. A partir de ese momento se inició un proceso de crecimiento y desarrollo de la tecnología, con los primeros trabajos de investigación en patología ósea y tendinosa.

El grupo de la Universidad el Bosque abrió en su Clínica Universitaria el primer centro de ondas de choque en Colombia, y comenzó a tratar pacientes y reportar resultados. Iniciaron líneas de investigación en retardos de unión ósea, tendinopatias, osteocondritis disecante y fracturas por stress. En apenas un año de trabajo, los resultados eran tan positivos, que pudieron presentar y publicar su experiencia en la revista de la Sociedad Colombiana de Cirugía Ortopédica y Traumatología SCCOT, y presentar su trabajo a nivel internacional en reuniones europeas de ondas de choque.

En el año 2002 Colombia y Brasil representaron por primera vez a Latinoamérica en un congreso mundial de la International Society for Medical Shockwave Treatments ISMST. Con mucho orgullo vimos que nuestros resultados eran similares a los de grupos europeos y asiáticos, y comenzamos a formar parte del abanico mundial de las ondas de choque.

En el 2003, durante el congreso mundial de la ISMST en Orlando USA, coincidieron ortopedistas de Colombia, Brasil, Venezuela, Ecuador y Chile que habían tenido un proceso similar de desarrollo de las ondas de choque en sus países. Todos tenían en común que la tecnología funcionaba muy bien pero era muy mal recibida por la comunidad medica. Se formó la sociedad latinoamericana de ondas de choque ONLAT, con una representación nacional de los países hispanoparlantes y bajo lo parámetros de la ISMST.   Es así como Colombia inició su participación como cofundadora de la ONLAT, y con la primera presidencia del Dr. Carlos Leal en este grupo.

La misión de la OCC fue desarrollar la tecnología en el país, buscar el interés de más especialistas, incluir las ondas de choque en el sistema nacional de salud, y atraer a la industria a ingresar a nuestro país. En la primera década de este siglo, seis empresas mundiales de ondas de choque tenían ya representación en Colombia, y varios especialistas se entrenaron y adquirieron equipos. En 2010 se realizó el primer congreso nacional de ondas de choque en Bogota, y el interés general fue creciendo en el ámbito regional e internacional.

Las ondas de choque en la pasada década eran vistas por nuestros colegas como una ciencia oculta de la medicina alternativa, y tenía un rechazo permanente por la mayoría de los especialistas. Sin embargo, el posicionamiento de la tecnología en ortopedia y medicina del deporte en todo el mundo, además de los excelentes resultados obtenidos en los pocos centros de ondas de choque en Colombia, fueron abriendo el camino hacia una aceptación general de parte de médicos, instituciones y seguros médicos.

Crecimos internacionalmente más que nacionalmente, formando parte de las juntas directiva, comités editoriales y científicos de las sociedades Iberoamericana y Mundial de ondas de choque. Colombia ha estado presente en la junta directiva de la ISMST y la ONLAT en forma permanente desde el 2003. En 2011 el Dr. Carlos Leal es nombrado presidente de la International Society for Medical Shockwave Treatments ISMST, y organiza uno de los mejores congresos mundiales de ondas de choque en Cartagena en junio de 2012.

Del 2003 al 2010 se hicieron apenas dos cursos de certificación OCC-ONLAT con el apoyo de la industria. En 2011 hicimos el verdadero primer curso nacional de ondas de choque en el Hotel la Fontana de Bogotá, con la presencia internacional del Dr. John Furia de Lewisburg, USA. Con el congreso mundial ISMST en Cartagena creció inmensamente el interés por las ondas de choque en Colombia, y se iniciaron las gestiones para convertirnos en una sociedad médica nacional certificada, ya con más de 50 miembros.  Aquí se reunió por primera vez el grupo para la organización de la OCC.

Desde el 2011 hasta la actualidad, hemos realizado anualmente un congreso nacional y un curso internacional de certificación avalado por la ISMST.   Hemos estado en Bogotá, Medellín, Cartagena, Pereira y Bucaramanga con una exitosa audiencia y participación de la industria.  Hemos tenido como invitados internacionales a todos los presidentes de la ISMST, a todos los instructores de su junta directiva y a los más importantes referentes internacionales de la tecnología, con el historial académico más importante de cualquier sociedad nacional de ondas de choque del mundo.

Colombia creció tanto en ondas de choque, que es el país en Latinoamérica con más presencia comercial de las fábricas de equipos de ondas de choque en medicina, y el segundo después de Brasil en número de centros médicos certificados de ondas de choque.   En 2021 OCC se retira de la ONLAT para continuar su trabajo nacional e internacional como líder regional de la ISMST en América Latina, como su sociedad embajadora y bajo sus estrictos principios científicos y éticos.   El desarrollo de nuevas aplicaciones marcan el futuro de las ondas de choque en medicina, y la misión de la OCC es difundir y entrenar de la mejor manera a Colombianos y extranjeros en el uso de esta tecnología.

PRESENTE Y FUTURO

La OCC tiene su sede en Bogotá, desde donde apoya la investigación en ondas de choque y desarrolla las guías de manejo para la apropiada aplicación de las tecnologías de Mecanotransducción. Brinda el soporte científico a los seguros médicos y entidades gubernamentales que lo requieran, y apoya a sus miembros en el uso adecuado de las ondas de choque en medicina. Avala los equipos disponibles en el país, y certifica su idoneidad internacional ante los usuarios y las entidades de salud.   Organiza eventos de instrucción, certificación y congresos.

Nuestro trabajo académico se basa en la promoción de las guías de manejo nacionales, así como el apoyo a gobierno y seguros médicos en la adecuada aplicación de las ondas de choque en medicina. Nuestro congreso nacional y curso de certificación en ondas de choque para médicos y fisioterapeutas es oficialmente avalado por la ISMST.

Tenemos además el compromiso de desarrollar las ondas de choque en aplicaciones diferentes a la ortopedia y la medicina del deporte. OCC tiene grupos que desarrollan el uso de ondas de choque en salud sexual y reproductiva, en medicina estética, cardiología y recientemente en neurología.    Continuamos trabajando activamente en las aplicaciones en piel, pie diabético y úlceras por lepra.

El desarrollo de una tecnología no invasiva de regeneración tisular en Colombia, ha crecido de 4 miembros a 242, de dos unidades clínicas a más de cuarenta, a la aceptación de parte de las sociedades científicas y los colegas, pero sobre todo, al importante impacto positivo en la salud de la población Colombiana y Latinoamericana.